NUESTROS PROFESIONALES

El Grupo El Yate lo conforman personas que trabajan para cuidar de personas. Todos los profesionales que conforman nuestros equipos multidisciplinares, además de contar con la formación específica para llevar a cabo nuestra labor, tienen una cosa en común: su afán por ofrecer dignidad y calidad a nuestros mayores.

Sin paternalismos, permitiéndoles continuar con su proyecto vital, nuestros residentes reciben una atención integral por parte de un equipo que trabaja codo con codo para ofrecerles el mejor servicio. En nuestras instalaciones confluyen auxiliares, médicos, enfermeras, personal de administración, fisioterapeutas, trabajadores sociales, técnicos de animación social y terapeutas ocupacionales. Todos y cada uno de ellos forman parte de una gran proyecto en la que los protagonistas son las familias.

Belén

Belén Vázquez

DIRECTORA GENERAL

Belén forma parte del proyecto El Yate desde 2001 y en la actualidad, además de ser directora de La Carlota durante años, es coordinadora de todos los centros del grupo. “La labor de la directora es controlar que todos los servicios se ofrecen con el mayor grado de excelencia“, explica sonriente. Ella, como el resto de las directoras, es responsable, en última instancia, de todo lo que sucede dentro de los muros de las residencias.

Ana Mª Hidalgo

GOBERNANTA EN EL YATE

Lleva más de 10 años en El Yate y fue nombrada gobernanta tras cuatro años de auxiliar. “Casi todos los días salgo satisfecha del trabajo, porque estoy trabajando con gente que un día está bien pero puede no estarlo al siguiente. Sacarlos de los malos momentos es muy satisfactorio”, comenta. La gobernanta es es la responsable de la atención directa del residente y de la coordinación con el resto de técnicos y profesionales.

AnaMaria-Hidalgo
Eugenia-Rubio

Eugenia Rubio

AUXILIAR EN EL YATE

Eugenia lleva más de 14 años trabajando en el grupo. Empezó casi cuando fue fundado. Ella es, junto a sus compañeras, quien cuida directamente de los mayores. Las auxiliares lavan, visten, les hacen los cambios posturales para evitar úlceras, les ayudan a comer, se ocupan de que beban regularmente… “Aquí se trabaja mucho, todo por ellos (los residentes). Yo siempre me marcho a casa muy contenta”, explica la auxiliar claramente emocionada. Ellas son las que más se vinculan emocionalmente con los residentes.

José Luis Sánchez

PSICÓLOGO EN  EL YATE

José Luis es un psicólogo inquieto, su interés por descubrir nuevos métodos para mejorar la vida de las personas es incesante. “Estás intentando solucionar problemas de personas que viven desesperadas” explica así su motivación diaria. Desarrolla su trabajo en la unidad de rehabilitación, tratando cada caso de manera personalizada para conseguir los mejores resultados ya que la UREG no sólo da servicio a la unidad de geriatría sino a cualquier persona que ha sufrido un daño físico o cerebrovascular.

Joselius-Sanchez
mcarmen

María del Carmen Molina

TRABAJADORA SOCIAL EN SÉNECA

María del Carmen lleva más de 10 años como trabajador social en Grupo El Yate, en concreto, en la residencia Séneca. Su objetivo principal es mantener y promover el contacto entre los familiares, usuarios y residencia, “favoreciendo de esta forma los lazos y vínculos tanto familiares como sociales para mejorar su bienestar”. María del Carmen asegura que su máxima es reducir los efectos del cambio que supone la institucionalización.

Linda María Sánchez

TERAPEUTA OCUPACIONAL EN LA CARLOTA

Linda, que lleva casi una década en El Yate, es terapeuta ocupacional en la residencia de La Carlota. Su trabajo, consiste en “ofrecer una mayor calidad de vida a todos y todas las residentes”. Como terapeuta, Linda asegura, además, que es “muy satisfactorio” saber que los usuarios se sienten más felices cuando sienten que cada vez son más autónomos en su día a día.

linda
enfermero

Francisco Márquez

ENFERMERO EN EL YATE

Desde que comenzara a trabajar en 1997, Francisco ha ejercido como enfermero en la residencia El Yate. Su labor como enfermero la define como muy humana. “Cada residente es un mundo, cada uno tiene unas necesidades diferentes, suelo estar más pendiente de aquellos que no se pueden expresar, aquellos que necesitan más ayuda” comenta Paco. Él hace las curas, elabora los planes de cuidados, gestiona las recetas y les suministra la medicación entre otras muchas cosas.

Rafaela Valverde

TASOC EN SÉNECA

Rafi es técnico de animación social y, aunque ahora trabaja en Séneca, empezó hace una década en El Yate. Su labor es, a grandes rasgos, la de planificar y llevar a cabo actividades con los residentes, adecuándolas a sus capacidades. “Intentamos involucrarles con talleres que les hagan sentir útiles”, explica, “pero su actividad favorita sin duda es el bingo, porque les damos regalitos”. Los TASOC también son quienes organizan y acompañan a los mayores en las excursiones que hacen “todos los meses”.

Rafaela-Valverde
Victoria-Gonzalez

Victoria González

FISIOTERAPEUTA EN SÉNECA

El servicio de fisioterapia es uno de los más importantes en nuestras residencias. “La mayoría de los mayores requieren tratamiento diario, porque casi todos tienen artrosis”, explica Victoria. A pesar de hacer sesiones grupales, la fisioterapeuta asegura que el tratamiento es muy individualizado: “Hay que tener en cuenta que requieren su tiempo de descanso entre ejercicios, así que es fácil atenderles uno por uno, aunque hay que estar pendiente de todos para que hagan lo que se les dice”.

Mª Dolores Vera

ADMINISTRATIVA EN LA CARLOTA

Mariloli trabaja en recepción, se encuentra en un punto clave, un cruce entre residentes, familiares y  técnicos. Ella cuenta con una visión completa de cómo transcurren los días en el centro, siempre tiene una mirada, o unas palabras para cada residente. “A diario recibo y traspaso las llamadas de los familiares a los residentes, las sonrisas y la cara de emoción de los abuelitos, son una fuente de satisfacción diaria”, comenta emocionada.

MDolores-Vera
LauraAriza

Laura Ariza

MÉDICA EN ALCOLEA Y UNIDAD DE REHABILITACIÓN

Laura forma parte del equipo médico de Grupo El Yate desde 2005. “Trabajamos con un modelo centrado en la persona, en sus necesidades, ofreciendo cuidados específicos para cada uno de nuestros pacientes” explica Ariza, quien tiene un fuerte compromiso con el cuidado del mayor, tanto dentro como fuera del centro.